10 Datos sobre la anemia que hay que saber

22
10 Datos sobre la anemia que hay que saber

La anemia (también conocida como anemia) es un trastorno grave que afecta negativamente el recuento de glóbulos rojos del cuerpo. Sin el tratamiento adecuado, la anemia le robará su energía y, con el tiempo, podría conducir a serios riesgos de salud.

Si usted o un ser querido está anémico, siga leyendo. A continuación, repasaremos todo lo que necesita saber sobre este devastador trastorno y le daremos algunos consejos útiles que podría utilizar para sentirse mejor de inmediato.

<

1. ¿Qué es la anemia y qué tan grave es?

Como se mencionó anteriormente, la anemia afecta el conteo de glóbulos rojos de su cuerpo, lo cual a su vez reduce los niveles de oxígeno de su cuerpo. Hay dos formas principales en que las personas pueden desarrollar esta afección:

  • Deficiencias de nutrientes
  • Genética

De estas dos, las deficiencias de nutrientes son la causa más común de anemia. En realidad, cerca de la mitad de las personas diagnosticadas con esta afección tienen niveles bajos de hierro. Otro nutriente que los pacientes anémicos suelen carecer es la vitamina B12.

<

Las formas hereditarias de anemia suelen ser más graves que las causadas por deficiencias de hierro y/o B12. Algunas de estas formas genéticas de anemia incluyen las siguientes:

  • Anemia drepanocítica
  • Anemia hemolítica
  • Complicaciones de enfermedades de la médula ósea
  • Talasemia

2. Tenga cuidado con estos síntomas de anemia

Independientemente de la forma de anemia que tenga, el síntoma más común es la fatiga crónica. Algunos otros síntomas de la anemia incluyen los siguientes:

<

  • Mareos
  • Piel amarilla
  • Palpitaciones cardíacas
  • Dolores de cabeza regulares

Por lo general, los pacientes no se dan cuenta de que tienen un problema hasta que estos síntomas se vuelven lo suficientemente graves como para interrumpir su vida diaria. Sin embargo, para entonces, la enfermedad ya había progresado mucho. Cuanto antes puedan diagnosticar la anemia, mejor. Esta es la razón por la que es crucial que todos se hagan un chequeo físico anualmente.

3. ¿Quién se vuelve anémico?

Por supuesto, cualquier persona puede volverse anémica en cualquier momento, pero hay algunos grupos que son más propensos a este trastorno que otros. En primer lugar, las mujeres tienen más probabilidades de contraer anemia que los hombres. Las mujeres embarazadas tienen un riesgo aún mayor. Las personas mayores de 65 años también tienen mayores probabilidades de desarrollar anemia.

Los pacientes con trastornos intestinales inflamatorios como la enfermedad de Crohn a menudo tienen dificultades para absorber los nutrientes clave necesarios para evitar la anemia. Además, cualquier persona que tenga un vínculo genético con otro paciente con anemia también podría tener un mayor riesgo de desarrollar esta afección.

Como era de esperar, es bien sabido que los fumadores, bebedores y personas expuestas a toxinas en el aire de manera regular tienen un mayor riesgo de desarrollar esta afección.

4. ¿Cuáles son los procedimientos de diagnóstico?

Dado que la anemia afecta al recuento de glóbulos rojos, no debe sorprender que la mayoría de los procedimientos de diagnóstico impliquen la toma de una muestra de sangre. El más común de estos exámenes se conoce como CBC (abreviatura de «recuento sanguíneo completo»). Los médicos usan los resultados del CBC para entender mejor cuántos glóbulos rojos hay en su sistema.

No existe un estándar de oro para los niveles de glóbulos rojos, pero los resultados entre el 40 y el 50 por ciento en los hombres y entre el 35 y el 45 por ciento en las mujeres generalmente se consideran saludables. Los médicos también se asegurarán de que los niveles de hemoglobina estén en los adolescentes.

Además de observar estos niveles de glóbulos rojos, también es importante que los médicos observen cómo se forman estos glóbulos rojos. Algunas veces, los pacientes anémicos tienen conteos de glóbulos rojos relativamente estables, pero estos glóbulos rojos están gravemente dañados.

Una vez que un médico le ha diagnosticado anemia, tiene que averiguar qué forma de la enfermedad tiene usted. Esto requerirá pruebas adicionales para asegurar que usted tenga niveles saludables de hierro y B12 y que esté libre de otras enfermedades graves.

5. ¿Cuáles son sus opciones de tratamiento?

Debido a que existen muchas formas diferentes de anemia, existen muchas estrategias de tratamiento diferentes diseñadas para ayudar a los pacientes.

Con mucha frecuencia, a las personas con deficiencias de vitaminas y/o minerales se les recomienda tomar suplementos. Las transfusiones de sangre también son una estrategia de tratamiento común para ciertos pacientes anémicos (especialmente anemia aplásica y talasemia).

Otras opciones de tratamiento podrían incluir:

  • Cirugía
  • Inyecciones de la hormona eritropoyetina
  • Quimioterapia
  • Medicamentos inmunosupresores
  • Trasplantes de médula ósea
  • Importancia del hierro para pacientes con anemia

Entonces, ¿por qué el hierro es tan importante para los pacientes anémicos? Simple: una hemoglobina sana necesita una tonelada de hierro para funcionar. Los pacientes anémicos generalmente no tienen mucha proteína hemoglobina en su sistema, lo cual es un gran problema para el torrente sanguíneo.

La hemoglobina es esencial para transportar el oxígeno por todo el cuerpo. De hecho, sin hemoglobina, su sangre no tendrá ese saludable color rojo. Debido a que el hierro en abundancia es esencial para los altos conteos de hemoglobina, está estrechamente relacionado con la salud de los glóbulos rojos.

Por otro lado, la vitamina B12 también juega un papel crítico en el cuerpo, uno de los cuales es mantener saludables los glóbulos rojos. Las personas que tienen anemia a menudo tienen una deficiencia de B12 o no son capaces de absorber adecuadamente la vitamina B12 en sus alimentos. Por lo tanto, una dieta rica en hierro y B12 es esencial para curar la anemia.

7. Los mejores alimentos para la anemia

Ahora que sabemos la importancia del hierro y la B12, tiene sentido que los pacientes anémicos incorporen alimentos ricos en estos nutrientes en su dieta. Desafortunadamente, el mejor alimento para los pacientes anémicos es también uno de los más desagradables: el hígado.

Así es, hígado de res o de pollo con niveles excepcionalmente altos de hierro y B12. Muchos pacientes anémicos que añaden unas cuantas cenas de hígado y cebolla a su rutina semanal reportan beneficios significativos en su estado de ánimo y niveles de energía.

<

Si no tiene estómago para comer hígado y cebollas, entonces considere mezclar la carne de hígado en una sopa o como paté.

Algunos otros alimentos con alto contenido de hierro y/o B12 incluyen los siguientes:

  • Carne de res alimentada con pasto
  • Cordero alimentado con pasto
  • Turquía
  • Ostras
  • Almejas
  • Pollo
  • Mejillones

Algunas fuentes de hierro y/o B12 que no son de carne ni de mariscos incluyen:

  • Col rizada
  • Espinaca
  • Acelga suiza
  • Semillas de calabaza
  • Brócoli

Aunque las verduras de hoja verde oscuro son beneficiosas para los pacientes anémicos, se quedan cortas en comparación con las formas de carne de hierro y B12. Esta es la razón por la que muchas personas que siguen dietas vegetarianas o veganas tienen un mayor riesgo de desarrollar anemia.

Es muy importante que cualquier persona que esté siguiendo o considerando seguir una dieta basada en plantas hable con su proveedor de atención médica sobre las maneras efectivas de evitar la anemia.

8. Los peores alimentos para la anemia

Es igualmente importante que los pacientes anémicos eviten ciertos alimentos que interfieren con la absorción de hierro. Por ejemplo, los alimentos ricos en sustancias químicas conocidas como taninos pueden obstaculizar la absorción de hierro. Algunos de estos alimentos incluyen:

  • Maíz
  • Vino
  • Uvas

Los pacientes anémicos también deben tener cuidado con su consumo de calcio, cafeína, legumbres y granos. Se ha demostrado que todos estos alimentos tienen un impacto negativo en la absorción de hierro en el torrente sanguíneo.

Además, nunca coma proteínas mientras bebe leche. La leche rica en calcio hará imposible que su cuerpo absorba todo el hierro de su comida.

9. Técnicas efectivas de reducción del estrés

Si bien es innegable que la dieta es importante para controlar la anemia, no olvide ocuparse de su salud mental. Un estudio realizado en 2008 por la Segunda Universidad Médica Militar de Shanghai encontró una clara relación entre los niveles de estrés de una persona y los niveles de hierro en su sistema. Cuanto mayor sea el estrés, menor será la cantidad de hierro en el torrente sanguíneo de los pacientes.

anemia¿Interesado en aprender qué alimentos le ayudan a liberar el estrés? Lea aquí.

La manera más fácil de reducir el estrés naturalmente es meditar todos los días. Tomar sólo 15 minutos para sentarse, cerrar los ojos y observar la respiración puede reducir drásticamente la hormona del estrés cortisol y aumentar la concentración.

Para aquellos que quieren facilitar la práctica de la meditación, considere comprar algunos libros para colorear. Lo creas o no, los estudios han demostrado que el colorido puede servir como una forma efectiva de meditación basada en la conciencia.

Honestamente, cualquier cosa que te lleve al momento presente podría ser considerada una práctica de prestar atención. Lo más importante es que disfrutes de lo que estés practicando. Aquí hay algunas otras sugerencias que usted podría tratar de ayudarlo a mantener la calma:

  • Yoga
  • Tai Chi
  • Correr o andar en bicicleta
  • Ejercicio de respiración
  • Lectura
  • Escuchar música relajante
  • Programación de tiempo para los amigos
  • Beber té de hierbas como manzanilla o lavanda
  • Tomar un baño de sal Epsom antes de acostarse

10. Suplementos para la anemia

Si usted no puede alcanzar los niveles adecuados de hierro o B12 a través de la dieta solamente, podría considerar añadir algunos suplementos a su dieta diaria.

Los suplementos más obvios a considerar incluyen las píldoras de complejo vitamínico B y las cápsulas de hierro. Las dosis varían mucho con estas píldoras dependiendo de su condición y edad, así que asegúrese de preguntarle a su médico antes de comenzar a tomarlas.

Loading...

Para aquellos que sufren trastornos digestivos que afectan la absorción de nutrientes como el hierro, podría ser beneficioso tomar un suplemento probiótico todos los días. Los probióticos son bacterias «buenas» que ayudan a mejorar la inmunidad del cuerpo y la salud digestiva.

También podría considerar tomar suplementos para el hígado alimentados con pasto si no puede comer hígado real. Además de las cápsulas hepáticas, también podría considerar invertir en un multivitamínico de alta calidad.

Siempre discuta con su médico!

El diagnóstico de anemia puede ser muy difícil, pero afortunadamente hay varias soluciones eficaces a su disposición. Poner en su lugar algunos de los consejos mencionados anteriormente puede hacer una gran diferencia en sus síntomas de anemia. Por supuesto, siempre discuta con su médico de atención primaria cualquier nuevo suplemento, cambio de dieta o protocolo de curación que desee poner en práctica.

Loading...