Categorías
Fitness

Entrena tus GLÚTEOS y ABDOMINALES en casa [solo 10 min]

Hoy te mostramos un espectacular entrenamiento para QUEMAR GRASA y tonificar todo tu cuerpo.

Prueba este efectivo entrenamiento para quemar calorías.

Entrena tus GLÚTEOS y ABDOMINALES en casa

Los músculos de los glúteos y los abdominales pueden parecer que no funcionan juntos, pero hacer un entrenamiento combinado de glúteos y abdominales puede ser una forma estratégica de trabajar los músculos de forma eficiente y segura.

El cuerpo trabaja en conjunto, todos los músculos como un equipo.

Tener glúteos fuertes ayudará a fortalecer toda la cadena posterior (los músculos a lo largo de la parte posterior del cuerpo), incluyendo la parte baja de la espalda, que está involucrada durante algunos ejercicios centrados en el corazón.

Me encanta este entrenamiento porque estos ejercicios son funcionales.

Esto es vital en tu vida diaria porque te ayudará a caminar, correr, sentarte con una postura adecuada, e incluso a mantener el equilibrio.

Es verdad: levantar pesas construyen grandes músculos, especialmente cuando se trata de los glúteos y los abdominales.

Dicho esto, todavía puedes conseguir un buen entrenamiento de abdominales y traseros con sólo una pelota de amedicina.

Este entrenamiento de abdominales y glúteos usa movimientos que hacen doble trabajo, involucrando el centro, los glúteos y las piernas, todo al mismo tiempo.

¿Listo para empezar?»

Qué comer para obtener los mejores resultados

Comer los alimentos adecuados en las proporciones correctas después de su entrenamiento ayudará a construir músculo magro y le permitirá recuperarse más rápidamente.

Planee comer su comida post-entrenamiento dentro de una hora después del ejercicio si no comió mucho antes de su entrenamiento y no más de dos horas después si tuvo un buen festín pre-entrenamiento.

La comida ideal para después del entrenamiento proporciona a un hombre entre 40 y 60 gramos de proteínas, o aproximadamente dos porciones del tamaño de la palma de la mano, y a una mujer entre 20 y 30 gramos de una sola porción del tamaño de la palma de la mano.

Las buenas opciones incluyen un batido que contenga leche baja en grasa o sin grasa y proteína en polvo; cortes magros de carne de vacuno o cerdo; aves sin piel; tofu; frijoles y legumbres; o huevos y sustitutos de huevos.

Evite los cortes grasos de carne como la carne molida normal y opte por la parrilla, el asado o el asado a la parrilla en lugar de la fritura.

Los carbohidratos en su comida después del entrenamiento le ayudarán a reconstruir las reservas de glucógeno que agotó mientras hacía ejercicio.

Opte por frutas y verduras frescas, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa y granos enteros como el arroz integral, la avena, la cebada, la quinua, el pan de trigo integral o la pasta de grano entero.

Si eres un hombre, apunta a consumir dos porciones totales de granos o frutas, como una taza de arroz integral cocido y una taza de arándanos frescos, junto con dos porciones de vegetales como brócoli, zanahorias, cebollas y pimientos al vapor o fritos.

Las mujeres deben tomar una porción de cada una de las verduras y alimentos ricos en carbohidratos.

Aunque una comida equilibrada después del entrenamiento no debería contener demasiadas grasas, es necesaria una cantidad moderada de opciones mono y poliinsaturadas para que puedas absorber mejor los nutrientes solubles en grasa como las vitaminas A, E y K de tus alimentos.

Cocina tus verduras en aceite de oliva o come una ensalada con una vinagreta a base de aceite de oliva.

Meta las rebanadas de aguacate maduro en un sándwich de trigo integral o en una tortilla de verduras.

Ase los pescados grasos como el salmón o el atún, unte palitos de apio o rodajas de manzana con mantequilla de nueces sin azúcar o simplemente coma un puñado de nueces.

Evita la mantequilla, la manteca de cerdo, los productos lácteos con mucha grasa y los alimentos procesados que contengan grasas trans.

Bebe mucha agua después de ejercitar los abdominales.

Si no lo hace, es más probable que se deshidrate y que pase a la siguiente ronda de ejercicio sin haber consumido suficientes líquidos.

Hacer esto puede inhibir su desempeño y la velocidad a la que ve el progreso.

Consuma por lo menos 2 tazas de líquido con su comida posterior al ejercicio y más si se ha ejercitado lo suficiente como para perder varias libras de sudor.

Siga bebiendo agua durante el resto del día.