Categorías
Accesorios Deportivos

Cómo limpiar las vejigas de hidratación: una guía paso a paso

Cómo limpiar las vejigas de hidratación

El uso de vejigas de hidratación se está abriendo camino lenta pero seguramente entre los corredores de todo el mundo. En el pasado, solo lo usaban excursionistas y ciclistas, pero ahora son una pieza necesaria para los corredores de carretera y senderos por igual. Las nuevas riñoneras y dispositivos portátiles también ofrecen frascos blandos de hidratación similares a vejigas. Si también desea obtener uno, definitivamente debería saber cómo limpiar las vejigas de hidratación.

A diferencia de otras botellas de agua dura, una vejiga de hidratación es más propensa a desarrollar bacterias, especialmente si agrega Nuun, Tailwind u otros tipos de polvos. Idealmente, debería tener algunas herramientas específicas para un mantenimiento adecuado.

Por suerte para usted, este artículo le proporcionará más que solo los pasos sobre cómo limpiar la vejiga de hidratación. También vamos a discutir qué es una vejiga de hidratación y en qué se diferencia de otros portadores de agua.

Por último, vamos a establecer por qué es importante limpiar meticulosamente una vejiga de hidratación. ¿Vale la pena limpiar la vejiga de hidratación? Siga leyendo para averiguarlo …

¿Qué es una vejiga de hidratación?

Una vejiga de hidratación es un sistema de hidratación que cuenta con un depósito que contiene el agua, junto con un tubo flexible o una pajita con una válvula de mordida en un extremo que le permite acceder fácilmente al agua. Estas vejigas se almacenan en un chaleco o mochila. El depósito tiene un lugar en la parte superior donde puedes llenar el agua.

La mayoría de los depósitos actuales tienen una pajita desmontable para facilitar la limpieza y el almacenamiento. Las válvulas de mordida están diseñadas para dispensar agua únicamente cuando las muerdes. Esto facilita el acceso y evita fugas accidentales.

Este sistema permite al usuario beber de la vejiga de hidratación con las manos libres. Algunos diseños están aislados para que el líquido del interior no se caliente demasiado ni se congele. También vienen en varios tamaños, típicamente de 1 L a 2 L.

Mucha gente que corre de forma regular no considera que estas vejigas sean ideales. Esto se debe a que la mayoría de ellos experimentan una gran cantidad de agua derramada cuando lo usan, lo que puede ser bastante molesto. Por otra parte, los diseños más nuevos ya tienen contramedidas para eso.

Por otro lado, también hay bolsas grandes para viajes de larga duración como senderismo o mochilero.

Los frascos blandos han surgido recientemente diseñados para caber en una riñonera o simplemente sujetarse. Estos son más pequeños, generalmente de 12 a 17 oz, y carecen del tubo flexible. Pero deben limpiarse y mantenerse de la misma manera que las vejigas más grandes.

La importancia de limpiar una vejiga de hidratación

Las vejigas de hidratación están hechas de un material plástico suave y flexible. La exposición constante al agua puede provocar el desarrollo de moho y otras bacterias. Aunque estas vejigas están diseñadas para resistir las bacterias, aún corren el riesgo de contaminarse si no se limpian adecuadamente.

La mayoría de las veces, incluso si vacía la vejiga de hidratación, queda algo de agua en el interior. Además, el uso de polvos con electrolitos también acelera el proceso de desarrollo de moho y hongos.

Cómo limpiar las vejigas de hidratación

Limpiar una vejiga de hidratación es bastante fácil, pero implica algunos pasos. Para una limpieza general, puede omitir algunos de estos pasos. Pero para una vejiga muy rara, siga estos procesos de cerca.

Antes de compartir con usted cómo se hace, primero debe reunir todas las herramientas necesarias. Aquí están las herramientas y productos que necesita para limpiar profundamente su vejiga de hidratación:

  • Agua tibia
  • Lejía
  • Bicarbonato de sodio
  • vinagre blanco
  • Jabón suave
  • Esponja
  • Cepillo para fregar

Estos son los pasos a seguir:

  1. Vacíe todo el contenido de la vejiga.
  2. Enjuague la manguera. Puede hacer esto sosteniendo la vejiga por encima de su cabeza mientras sostiene la manguera hacia abajo y pellizca la válvula de mordida.
  3. Ponga agua tibia en la vejiga.
  4. Haga buches alrededor del agua.
  5. Enjuague la manguera nuevamente y vierta el agua tibia.
  6. Frote suavemente el interior con un jabón suave y una esponja o un cepillo para fregar.
  7. Enjuágalo.
  8. Mezcle agua tibia con lejía (1 cucharadita) y bicarbonato de sodio (2 cucharadas) o vinagre blanco (dos tazas).
  9. Ponlo en la vejiga y agita la mezcla.
  10. Déjelo reposar de 30 minutos a una hora.
  11. Vacíe la mezcla y enjuague con agua.
  12. Vuelva a lavar la manguera.
  13. Enjuague bien hasta que no pueda oler nada.
  14. Abra el depósito y cuélguelo para que se seque.
  15. Asegúrese de que la vejiga no toque ninguna de sus partes para que se seque correctamente. Puede usar perchas o clips para evitar que se peguen.
  16. Por lo general, se necesita un día para que esté completamente seco.
  17. Después de que se seque, prueba el agua si aún puedes saborear algo.
  18. Repite todo el proceso si aún queda un sabor desagradable.

También hay tabletas de limpieza listas para usar que están específicamente formuladas para limpiar las vejigas de hidratación. Puede usar estas tabletas en lugar de la mezcla de agua y bicarbonato de sodio o vinagre. Otra cosa que puede utilizar son las pastillas de limpieza para dentaduras postizas.

Además, en el caso de que ya hayas completado todos los pasos y aún quede un olor desagradable, puedes congelar tu vejiga de hidratación junto con los limones. Este proceso tiende a neutralizar el olor y también puede luchar contra las bacterias. Después de congelarlo, póngalo en agua tibia mientras los limones aún están adentro, agite el agua y enjuáguelo.

No solo se concentre en el depósito en sí, sino que también limpie las válvulas, la manguera y las tapas de la vejiga de hidratación. Además, enjuáguelos bien y déjelos secar por completo.

Por último, se recomienda limpiar profundamente sus vejigas de hidratación cada tercer uso. Además, siempre debe tirar todo el líquido y dejar que se seque entre usos. Sin embargo, no realice una limpieza profunda con frecuencia, ya que una exposición excesiva a la lejía puede romper el material del depósito y destruir las válvulas y las tapas.

Ultimas palabras

Ahora que sabes cómo limpiar tu vejiga de hidratación, puedes despedirte de los días en los que te quedas atascado con ese horrible sabor.

Si realmente no tienes tiempo para una limpieza profunda, recuerda tirar todo el líquido después de su uso y dejar que se seque sin que sus componentes se peguen. Al menos, de esa manera, puede controlar el rápido desarrollo del moho.