Categorías
Fitness

Brutal entrenamiento quemagrasa en casa ADIOS GRASA

Si quieres perder grasa, tienes que probar este entrenamiento.

Puedes hacerlo en tu casa sin ningún accesorio raro.

Empieza a entrenar ya.

Brutal entrenamiento quemagrasa en casa

El entrenamiento de hoy es un ejercicio de 30 minutos con rutinas de abdominales fáciles que te ayudarán a perder la grasa de la parte inferior del vientre para siempre.

Hoy, voy a ayudarte a lograr tu deseo de tener una cintura más delgada con este entrenamiento intensivo de la parte baja del estómago.

Estos ejercicios se centran en trabajar su núcleo para hacer que pierda esa temida barriga y hacer que sus músculos centrales sean mucho más fuertes.

¿Te gustó el video? Que bueno.

Ahora vamos a mostrarte algunos tips que te ayudarán a perder peso rápido.

¿Trabajo aeróbico o anaeróbico para quemar grasa?

Seguro que más de uno se está planteando empezar a quemar grasa después de este confinamiento.

Pero, la pregunta es:
Seguro que muchos habéis oído que debemos potenciar el sistema aeróbico para quemar grasas.

Ya que utiliza oxígeno para transformar los nutrientes en energía y transportarlos a los músculos.

Eso sí, tienes que entrenar más de 35 minutos por sesión y que es a partir de ese momento cuando el índice de grasa corporal empieza a disminuir con el objetivo de que, siendo simples y claros, los michelines empiecen a perder volumen.

Como bien sabréis, dependiendo de la intensidad a la que se trabaje en los entrenamientos, se estará haciendo un trabajo aeróbico o anaeróbico.

Si nos fijamos en las pulsaciones, si te mantienes entre el 60 y el 80 por ciento de tu frecuencia cardíaca máxima (FCM), trabajas aerobicamente.

El sistema aeróbico, el más indicado para deportes de resistencia y que más beneficios te aportará si lo que buscas es reducir cintura.

Si superas el 80% de la FCM en el entrenamiento, estarás utilizando el sistema anaeróbico, con un uso de tiempo más limitado.

Pero, ¿Qué diferencia hay entre el aeróbico y el anaeróbico? El primero utiliza oxígeno para transportar la energía necesaria a los músculos a través del corriente sanguíneo.

Es muy propio de actividades de baja o media intensidad, como en el caso de los deportes de resistencia – atletismo, ciclismo, natación,…- en que la duración de la actividad es prolongada, en concreto más de 35 minutos.

Un método fácil para saber que no nos pasamos de pulsaciones, es simplemente intentar mantener una conversación mientras practicamos el deporte correspondiente.

«Truquillo» de la vieja escuela.

En el inicio del ejercicio se utilizan las moléculas Adenosina Tri Fosfórica (ATP) y Fosfocreatina para obtener energía y que pueda ser transportada hacia los músculos principales de la acción que estemos llevando a cabo –las piernas en el running-.

Estas dos moléculas son generadas por nuestro propio organismo pero tiene una duración muy limitada, los primeros 30 segundos de ejercicio con el sistema anaeróbico, o cuando realizamos sprints intermedios.

Una vez este sustrato se ha agotado, seguidamente se utiliza el glucógeno muscular para aportar energía, teniendo las reservas del glucógeno hepático.

Y volvemos a cuando se termina el sustrato, en la última etapa, a partir de 1h 30min de ejercicio, que se pasa a utilizar los lípidos.

He de remarcar que todos los sustratos se utilizan des del minuto cero, pero la proporción de uso de uno u otro varia a lo largo del tiempo de duración de la actividad y de la intensidad.

Al empezar el entreno, se utiliza el sistema anaeróbico, pero tan sólo los primeros tres segundos aproximadamente, en condiciones de que no se haya entrenado el umbral anaeróbico.

A partir de los 30 segundos de actividad pasamos a quemar el glucógeno muscular y cuando este se termina, accedemos a las reservas de glucógeno del depósito hepático.

Y no es hasta pasada las 1h 30min de ejercicio que utilizamos la grasa.

Si el ejercicio es intenso, entonces estaremos usando más el glucógeno que las grasas aunque llevemos más de 2h corriendo.

Es por esto que se dice que el glucógeno es el combustible para el trabajo de intensidad, mientras que las grasas son para los entrenamientos de larga duración y de baja-media intensidad.

Y ahora hablemos de los HIIT o High Intensity Interval Training.

Son trabajos explosivos de corta duración, con lo que estaríamos usando mayormente el sistema anaeróbico como fuente de obtención de energía.

Por otro lado, si trabajas de manera anaeróbica, no se quema grasa… pero, ¿por qué dicen que los HIIT queman grasa? Este tipo de ejercicio no quema grasa directamente pero hace que el músculo trabaje en déficit de oxígeno.

Esto acaba generando una deuda en el organismo que, una vez terminado el ejercicio, el músculo lo reclama para volver al estado de equilibrio.

Para llevar a cabo este equilibrio, usa el metabolismo aeróbico para la recuperación.

La sangre lleva por tanto mucho oxígeno en cada pulsación y acelera el metabolismo.

Se dice que los HIITs mantienen el cuerpo activo para restablecer el organismo hasta más allá de las 8 horas después de haber terminado el ejercicio.

9 Consejos para quemar grasa abdominal y corporal

La grasa abdominal o corporal, ese gran enemigo para todos aquellos que hacen ejercicio de forma regular y que no ven los resultados deseados a pesar de hacer tantos esfuerzos y pasar por tantas penurias días tras día.

Aparte de ser uno de nuestros peores enemigos para la salud en nuestro día a día y con vistas a vivir durante muchos años.

Para hoy nos hemos propuesto daros algunos consejos y tips acerca de cómo perder la grasa de manera más eficiente; pero sin entrar en todo aquello de las dietas milagro que te prometen eliminar toda tu grasa en 7 días para no volverla a ver nunca más.

Hacer ejercicio bajo luz solar puede llegar a incrementar hasta en un 20% la quema de grasa; esto es debido a la producción de leptina, lo que produce un movimiento más rápido de las bolsas de grasa que tenemos en nuestro cuerpo.

Sobre todo pan, arroz y cereales integrales, ya que proporcionan una sensación de saciedad que evita la ingesta de otros alimentos más calóricos, con mayor contenido de grasas malas para el cuerpo.

Esto tampoco quiere decir que haya que abusar de este tipo de alimentos, ya que hay que intentar seguir una dieta variada y equilibrada.

La grasa es el gran enemigo al que tenemos que combatir para poder tener una mayor calidad de vida y menos riesgo de padecer enfermedades graves
Ya que retienen líquido, de forma que la grasa se acumula en las zonas que el cuerpo tiene propensa para ellas.

La sal puede darte sed de bebidas con alto contenido calórico.

La investigación realizada por Graham MacGregor, profesor de medicina cardiovascular de la Universidad de St.

George de Londres (Reino Unido) ha demostrado que los niños que reducen a la mitad el consumo de sal, beben dos bebidas azucaradas menos por semana, eliminando más de 230 calorías de su dieta.

«El mismo efecto se observa en los adultos», dice.

Investigadores en California han encontrado una enzima en las alubias rojas que ayuda a quemar grasa al impedir que los carbohidratos se depositen como almacenes de grasa y por tanto haya una menor cantidad de grasa dentro de nuestras reservas.

Estudios han demostrado que hacer ejercicio de cardio temprano ayuda a quemar grasa más rápido, en estas horas se puede perder un kilo más que en horas posteriores.

ya que la cafeína hace que la grasa almacenada tenga mayor disponibilidad para quemarse cuando empiezas a sudar.

Algunos estudios arrojan que un café solo unos 30 minutos antes de entrenar en ayunas puede ayudar a activar la grasa durante el ejercicio.

Máquinas que ayudan a quemar grasa:
7.

Introduce el entrenamiento en la piscina dentro de tus rutinas
Es uno de los deportes que más caloría quema por hora y que más tonifica el cuerpo.

Se queman unas 420 calorías por hora haciendo este ejercicio, amén de ejercitar de forma intensa tanto la parte superior del cuerpo como la parte inferior del mismo.

de esta manera la circulación de grasa mejora y se quema de manera más rápida.

es un alimento que ayuda a controlar el peso desde primera hora de la mañana.

Además, la avena es un alimento muy energético y saludable que se usa, para complementar dietas de adelgazamiento, gracias al alto contenido en fibra y nutrientes que facilitan la absorción de la grasa.